El tratamiento de conductos salva sonrisas

El tratamiento de conducto salva sonrisas | Butler, PA | Dr. Brockley

Cuidar un diente infectado es vital por varias razones. En primer lugar, las infecciones dentales no tratadas pueden provocar dolor y molestias considerables. Con el tiempo, la infección también puede extenderse a otras partes del cuerpo, causando problemas de salud sistémicos. Afortunadamente, tratar la infección con prontitud puede salvar el diente afectado, evitando la necesidad de extracción y otras intervenciones. El tratamiento del conducto radicular, en particular, puede salvar un diente infectado para recuperar una sonrisa sana.

En Centro Dental BrockleyTenemos la experiencia para tratar su infección de forma segura y eficaz. Con décadas de experiencia en la prestación de la odontología compasivo y experto, usted puede confiar en nosotros con su tratamiento de conducto.

Entender el tratamiento del conducto radicular

El tratamiento de conducto salva sonrisas | Butler, PA | Dr. Brockley

Una endodoncia es un procedimiento odontológico para salvar un diente gravemente dañado o infectado mediante la extracción de la pulpa infectada (el tejido blando interno), la limpieza y desinfección de los conductos y su sellado para evitar nuevas infecciones. Pero, ¿cómo funciona este proceso?

  1. Diagnóstico: El proceso comienza con un minucioso examen dental y radiografías para determinar el alcance del daño o la infección en el diente.
  2. Anestesia local: Le administraremos un anestésico local para adormecer la zona afectada y garantizar su comodidad durante el procedimiento. Para los pacientes con ansiedad dental, también ofrecemos sedación dental.
  3. Accede a la pulpa: Para acceder a la cámara pulpar y a los conductos radiculares, hacemos un pequeño orificio en la corona del diente.
  4. Eliminación de la pulpa: Eliminaremos cuidadosamente la pulpa infectada o dañada utilizando instrumentos especializados.
  5. Limpieza y moldeado: Una vez extraída la pulpa, limpiaremos y daremos forma al interior del diente, eliminando cualquier resto de bacterias y residuos. A continuación, desinfectamos los conductos para evitar nuevas infecciones.
  6. Relleno: Rellenamos los conductos con un material biocompatible para sellarlos.
  7. Restauración: Por último, un corona dental suele colocarse sobre el diente tratado para restaurar su función y su aspecto.

Ventajas de conservar un diente frente a la extracción

Siempre que sea posible, nuestro objetivo es preservar la salud de sus dientes naturales. Conservar un diente es más beneficioso que extrayéndolo por varias razones, entre ellas:

  • Conservación de los dientes naturales: Una de las principales ventajas es la conservación de sus dientes naturales. Un diente restaurado puede funcionar como cualquier otro, permitiéndole masticar y hablar cómodamente.
  • Prevención de la pérdida ósea: Los dientes extraídos pueden provocar con el tiempo una pérdida ósea en la mandíbula, lo que puede afectar a la estructura facial. Conservar el diente natural ayuda a mantener la integridad del hueso maxilar.
  • Masticación y habla eficientes: Un diente tratado le permite masticar los alimentos con eficacia y hablar con claridad, lo que mejora su calidad de vida en general.
  • Rentable: A largo plazo, el tratamiento del conducto radicular suele ser más rentable que extracción seguido de procedimientos de sustitución de dientes.
  • Molestias mínimas: Las técnicas modernas y la anestesia hacen que las endodoncias sean relativamente indoloras, y la recuperación es rápida.

Historia del tratamiento del conducto radicular

El tratamiento de conductos se adentra en los archivos de la historia de la odontología. Aunque el procedimiento ha evolucionado considerablemente a lo largo del tiempo, sus raíces se remontan a siglos anteriores.

En el siglo XVII, el filósofo y científico René Descartes propuso el concepto de "espíritus animales" dentro de los dientes, que creía que podían causar dolor dental. Esto sentó las bases teóricas de la futura endodoncia. En el siglo XVIII se realizaron los primeros intentos de endodoncia, pero las técnicas eran rudimentarias y a menudo dolorosas.

En el siglo XIX se produjo un avance significativo cuando los dentistas experimentaron con materiales y técnicas más eficaces. El uso del caucho como dique dental y el descubrimiento de los rayos X a finales del siglo XIX revolucionaron el sector. A principios del siglo XX, los trabajos del Dr. Weston A. Price marcaron un punto de inflexión. Sus investigaciones destacaron la importancia de limpiar y sellar a fondo la cámara pulpar y los conductos radiculares para evitar la extracción de los dientes. Estos principios siguen constituyendo la base del tratamiento de conductos moderno.

Aunque mucha gente espera que las endodoncias sean dolorosas, las técnicas y anestésicos modernos hacen que el procedimiento sea prácticamente indoloro. De hecho, el procedimiento elimina el dolor que provoca la infección.

Hable con nosotros sobre el tratamiento del conducto radicular

Si se enfrenta a la perspectiva de una endodoncia o busca una solución a un problema dental, elija la experiencia y el cuidado de Centro Dental Brockley. Nuestros experimentados profesionales dentales conocen las últimas técnicas y tecnologías para el tratamiento de conductos radiculares.

No deje que los problemas dentales pongan en peligro la salud de su sonrisa. Póngase en contacto con nosotros su primera visita y experimente las ventajas de conservar sus dientes naturales mediante un tratamiento eficaz de conductos. Su sonrisa es nuestra prioridad, y estamos aquí para salvarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *